Connect with us

Hi, what are you looking for?

Artículos

¿Somos un Equipo? El Imperio Mongol y la unidad de la Iglesia (2° Parte)

Continuando con la lectura del artículo anterior, seguiremos examinando las razones por el cual el Imperio Mongol fracasó su meta más importante: La conquista de territorios.

Modelo militar anticuado

«A pesar de que las tácticas que utilizaron los mongoles los volvieron casi invencibles, pronto mostraron sus limitaciones cuando el ejército mongol se hallaba en terrenos adversos».

Cuando uno se pone a recordar viejos tiempos de salidas evangelísticas o predicaciones llenas de poder, añora un regreso de esos momentos que tanto nos llenaron del Espíritu. Pero por más que queramos volver a aplicar lo anteriormente vivido, nos damos cuenta que los tiempos no son los mismos.

El usar estrategias antiguas (por gusto propio) conlleva a tener una tendencia a reducir el impacto en las personas. Podemos tener un resultado favorable con cierto grupo de gente, pero eso no nos garantiza el éxito del mismo. Ahora, ¿qué garantiza tener un buen resultado? ¿Estrategias humanas según lo que uno mismo quiere, y cree correcto, o estrategia divina?

Romanos 12:2 nos dice: «No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta».

No está mal volver a repetir algo de hace algunos años atrás. A menos que Dios diga que se tenga que llevar a cabo una vez más, no nos debemos amoldar a lo que pensamos que está bien hacer, si no renovarse y buscar la guía del Señor para aplicar estrategias. Un ejemplo claro es lo que hizo la Reina Ester, que se encerró durante tres días a ayunar para que Dios le dé la estrategia específica para poder salvar a su pueblo.

Ahora bien, hay que tener en claro que las armas que antes parecían invencibles, ahora no son las mismas, el enemigo también se renueva y va por cosas nuevas que antes pensábamos que eran imposibles. Hay que pedirle al Espíritu Santo que nos de la dirección de cómo encarar las cosas a Su debido tiempo.

Carencia de efectivos militares

«A pesar del extenso territorio que los mongoles tenían bajo su poder, contaban con un número de efectivos militares limitado».

El territorio en el cual los mongoles se habían expandido era tan grande que ni ellos alcanzaron a cubrirlo. Necesitaban más gente, ya que habían perdido a muchos en batalla, otros se fueron por razones propias.

En la Biblia podemos encontrar el versículo que dice: «La cosecha es abundante, pero son pocos los obreros», y es algo que lamentablemente pasa, y más aún cuando una de las cosas que nos dijo Jesús acerca de predicar el Evangelio a toda criatura no se hace bien, o no es una prioridad para la congregación. El hablarle a las personas sobre Cristo es una parte importante del diseño de la iglesia. Tener un equipo de evangelismo bien preparado y dispuesto a ir en contra de lo que Satanás quiere establecer (y ya estableció) en el mundo, es una meta que no se debe pasar por alto, y más para estos tiempos.

«Eran muy pocos los jinetes y caballos lo suficientemente fuertes y hábiles como para formar parte del ejército, ese número iba disminuyendo conforme los mongoles se alejaban de su lugar de origen».

Advertisement. Scroll to continue reading.

Otra de las cosas importantes además de evangelizar a las personas— es enseñarles no solo la Palabra, si no enseñarles a tener una vida en el Espíritu; a fortalecer los dones, y a instruirlos en el propósito que Dios les dio. Por eso, es necesario una Iglesia con los pilares y ministerios firmes acorde a lo que dice en el libro de Efesios 4:11-13: «Él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; y a otros, pastores y maestros, a fin de capacitar al pueblo de Dios para la obra de servicio, para edificar el cuerpo de Cristo. De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo».

Por lo tanto, una Iglesia con la visión apostólica en la cual los cinco ministerios actúan fervientemente, es una Iglesia que alcanza los propósitos divinos y se alinea con el Espíritu del Padre.

En resumen, en estos tiempos debemos tener en claro las metas, y estar con un corazón dispuesto al trabajo en equipo, sabiendo que cada uno tiene sus fortalezas y debilidades. Tener una actitud de humildad y misericordia para con nuestros hermanos, entendiendo que todos tenemos un propósito que Dios depositó, y que si a mi hermano le va bien, es ganancia para el Reino de Dios.

Comparte en tus redes

Puedes ver también

Opinión

Tranqui. No me voy a poner escatológico. Al parecer, el título de Anticristo solo le cabe a quien, ya sabemos, hará un importante descalabro...

Artículos

Comenzar un nuevo año lleva consigo plantearse metas en todos los ordenes de la vida, unos buscan la forma de estructurar sus sueños con...

Espiritual

Si tuvieras que describirlo con temperatura, cómo dirías que está tu amor ¿Está cálido, tibio o frío? O peor aún, ¿está congelado? Si nos...

Artículos

Tengo un amigo llamado Juan, el cual estudia Ingeniería en Sistemas, pero aparte de eso, arregla computadoras, entre otras cosas. Un día conversando con...