Connect with us

Hi, what are you looking for?

Artículos

¡Cuida tu insumo calórico! Una dieta digital para una buena salud mental

Las llamadas a las líneas de ayuda se han disparado durante la pandemia del COVID-19 y la subsecuente cuarentena, con incrementos que van desde un 40% hasta un 800% para diferentes grupos de apoyo a la salud mental. Las conversaciones sobre la salud mental en las redes sociales se han incrementado mes tras mes en el mismo período en un 750 por ciento, siendo la ansiedad el problema más común, y los adolescentes y jóvenes adultos los más afectados.

Los confinamientos por la pandemia han incrementado los catalizadores de la ansiedad como son la soledad, la inestabilidad, y la impredecibilidad. Pero el consumo de los medios digitales también ha incrementado por varios frentes, especialmente las redes sociales. Además de que el abuso de las redes está causando una sobrecarga de información y una hiper-estimulación de nuestros cerebros, también está el efecto mental y emocional de las noticias llenas de pánico y los conflictos en las redes sociales sobre la mejor manera de responder a la pandemia. Cuando combinas estos incrementos con la disminución en ejercicio, sueño, contacto social, dinero, esperanza, y control, tenemos un desastre de salud mental a largo plazo en nuestras manos.

Mientras que hay factores fuera de nuestro control por los cuales no podemos hacer nada al respecto, sí tenemos control sobre nuestras decisiones de los medios digitales. Un detox digital es una solución, pero muchos de nosotros hemos tratado esto y hemos experimentado el «efecto rebote» que es familiar a las personas que hacen dietas extremas. Es un cambio radical pero temporal que reduce la obesidad digital por un corto tiempo hasta que regresamos a los atracones otra vez (junto con la ansiedad que lo acompaña). En vez, quisiera proponer una dieta digital para una salud mental duradera como una de las maneras que respondemos a los mandatos bíblicos de reemplazar la ansiedad por paz (por ejemplo, Mt. 6:25-34).

Calorías digitales por doquier

Hace años atrás, instalé una aplicación para contar calorías en mi teléfono que escaneaba el código de barra de todo lo que consumía. Me sorprendió ver cuántas calorías había en las diferentes comidas. También repartía las calorías en «buenas» y «malas», lo cual me asombró aún más. Una mayor conciencia de la cantidad y del tipo de calorías que estaba consumiendo cambió permanentemente mi comportamiento.

Desafortunadamente, nadie aún ha producido una aplicación para contar las calorías digitales (probablemente porque llevaría a la quiebra a la mayoría de las otras aplicaciones), pero podemos desarrollar una mentalidad de calorías digitales. Conlleva tratar cada palabra, imagen, y sonido como una caloría digital. Eso quiere decir que cada artículo, foto, video, podcast, y canción que entra por nuestros oídos y ojos contiene calorías digitales. Veremos cómo medirlas en un momento, pero englobar cada uso de los medios digitales en nuestros teléfonos, consolas, televisores, y computadoras portátiles como consumo de calorías digitales empezará a cambiar nuestro comportamiento.

¿Por qué es tan importante esta mentalidad de calorías digitales? Porque las calorías digitales tienen una influencia enorme en nuestras mentes y en nuestro humor.

Las calorías digitales nos afectan

El próximo paso es crear una conciencia de la conexión entre los medios digitales y nuestro humor. Todos estamos familiarizados con la conexión entre la comida y nuestro humor, pero necesitamos desarrollar una conciencia del enlace entre nuestro uso de los medios de comunicación y nuestros pensamientos y sentimientos.

Mientras consumimos calorías digitales, debemos hacernos las siguientes preguntas: ¿En qué me hizo pensar esta publicación? ¿Cómo me hizo sentir esta película? ¿Me hizo sentir feliz, triste, enojado, frustrado, escéptico? ¿De qué manera esta foto cambió mi manera de pensar? ¿Cuánto duró este debate digital? ¿De qué manera ver las noticias cambió mi conversación? ¿Las redes sociales me hicieron más o menos sociable? ¿Estas calorías digitales fueron saludables o no saludables? ¿Esa caloría fortalece o debilita mi espiritualidad?

La última pregunta nos lleva a la pregunta más importante: ¿cómo puedo mejorar mi dieta digital, y por ende mi mente y humor?

Categorizando nuestras calorías

Todos los medios digitales contienen calorías, y cada caloría digital afecta lo que pensamos y lo que sentimos. Así que, ¿cómo diseñamos una dieta digital que monitoree las calorías y nos lleve a mejorar nuestra mente y humor? Aquí hay cuatro factores a considerar:

  • Tipos de calorías: divide todas las calorías digitales en dos columnas: buenas y malas. Ningún medio digital es neutral; siempre afecta nuestra salud interior, ya sea de manera positiva o negativa.
  • Cantidad de calorías: intenta estimar una cantidad de calorías cada vez que los medios digitales entren por tus ojos u oídos. Tendrás que personalizar y expandir esto para tus propias circunstancias y carácter, pero aquí hay algunas sugerencias: vídeo de YouTube (100 calorías); un mensaje de texto (10); un minuto en redes sociales (10); publicaciones en redes sociales (100); conflicto en las redes sociales (1000); programa de noticias (500); un minutos de un programa de radio (20); podcast (200); película violenta (1000).
  • Control de calorías: La ciencia de la dieta nos enseña que es mejor no comer antes de ir a dormir; que retrasar el desayuno por un par de horas mejora la capacidad de quemar grasa; que cuatro a cinco comidas pequeñas es mejor que una gran comida, o que comer todo el día. Controles similares son necesarios para nuestro consumo de los medios digitales. Cuánto más podamos retrasarlo cada día, cuánto más temprano podamos desconectarnos, y mientras menos atracones y menos comamos sin parar, estaremos más saludables y más felices.
  • Límites de calorías: Incluso demasiado de una cosa buena puede ser malo para nosotros. Así que, si bien queremos que la columna de calorías malas esté lo más bajo posible, y queremos aumentar la columna buena con medios digitales que aportan a la salud, también debemos poner un límite a nuestras buenas calorías. Nuestros cerebros y almas necesitan tiempo de inactividad. La ansiedad es enemiga de la espiritualidad, la santidad, y la comunión con Dios. Por lo tanto, debemos desear reducirlas y reemplazarlas con quietud y silencio. Nuestra relación con Dios será más saludable.

Salud mental y espiritual a través de una dieta digital

A medida que implementas tu propia dieta digital personalizada, espero que comiences a notar una reducción inmediata en los niveles de ansiedad que serán tu propia recompensa inmediata. Y eventualmente, podrás experimentar una paz y una cercanía a Dios tan profunda y duradera, que nunca volverás a la obesidad digital.

Autor: Chris Colquitt. Extraído de CoalicionPorElEvangelio.org bajo previa autorización.

Advertisement. Scroll to continue reading.
Comparte en tus redes

Puedes ver también

Artículos

¡Hola! Soy Natalia Kaukian. Hija menor de un papá pastor y una mamá médica. Uno ayuda con las heridas físicas, el otro con las...

Tecnología

El pasado Lunes 4 de septiembre, las plataformas de WhatsApp, Instagram y Facebook dejaron de funcionar por al menos unas 6 horas. Esto hizo...

Mundo Latino

El grupo Un Corazón estrena hoy su más reciente producción discográfica, a la que han llamado Todos a la Mesa, título con el que...

Artículos

A menos que hayas estado en un retiro espiritual sin redes sociales los últimos 15 días, te habrás enterado de que se realizaron los...