Connect with us

Hi, what are you looking for?

Artículos

Frente a la ansiedad: busca la paz

Mientras escribo este artículo, tengo abiertas las ventanas de WhatsApp e Instagram en mi navegador. Tengo el mate listo, el celular al lado y estoy atenta (o por lo menos lo intento) a mi bebé que va y viene por toda la casa. ¡Ah! ¡Y tengo la tele prendida! Me encantaría poder sacar una foto de este momento, pero no quiero ser la culpable de que Reactivoz pierda lectores.

A lo que quiero ir es que vivimos sobre estimulados, si te pones a pensar, nunca estamos haciendo una sola cosa, y si solo hacemos una tarea, tenemos la cabeza en muchas otras. Nuestros pensamientos también trabajan 24/7 (24 horas, los 7 días de la semana) y ellos sí que no nos dan respiro.

Hay pensamientos que se nos vienen a la cabeza de la nada. Estamos bien y de repente ¡PUM! Pensamiento negativo. Puede ser de algo que hayamos vivido, alguna situación que nos esté pasando y no podamos resolver, o pueden ser planes a futuro que nos tienen preocupados. También tenemos pensamientos lindos, pero siendo sincera, no le damos tanto lugar como a los otros. (¡Si eres de los que tienen pensamientos positivos, te felicito!)

Lo cierto es que a esos pensamientos nadie los llama y, sin embargo, aparecen y están ahí; a veces hasta se quedan para acompañarnos todo el día, nos cambian el ánimo, no nos dejan dormir y ya nada es lo que era. Dios nos conoce tanto que en Su palabra habla de esto, habla de nuestras ansiedades y de nuestros pensamientos. Aunque a veces no parezca tenemos el poder de elegir en que pensar y en que no pensar. Los pensamientos van a venir, pero está en nosotros el lugar que les queremos dar.

«Depositen en Él toda ansiedad, porque Él cuida de ustedes», dice en 1° Pedro 5:7. Dios no nos dice que no vamos a tener ansiedad, nos dice que la vamos a tener, pero frente a ella tenemos la solución, la llave, la clave, y es dejar todo ese peso en Sus manos. Soltar. Confiar (y no seguir dándole vuelta).

Y Dios promete algo mucho mejor… promete PAZ. En Isaías 26:3 dice: «Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en Ti persevera; porque en ti ha confiado». PERSEVERA. Porque los pensamientos van a estar dando vueltas, van a volver, aunque ya los hayamos echado. Pero tenemos que insistir, decirnos a nosotros mismos «yo esto ya se lo dejé a Dios, ya lo solté, descanso en Él».

También es importante que sepamos que, si en algún momento nuestros pensamientos se vuelven muy difíciles de controlar, al punto de no poder elegirlos, recurrir a un especialista no está mal. Por algo Dios nos dio hermanos y hermanas capacitados para ayudarnos, ¿no?

Desafío

Si te das cuenta que estás haciendo muchas cosas y no puedes controlar los pensamientos que vienen a tu mente, repite esos versículos. Anótalos en algún lado que los puedas ver frecuentemente y cree en ellos. Si las cosas se complican, hablar con un especialista, un amigo o un líder es de gran ayuda.

Comparte en tus redes

Puedes ver también

Artículos

El Evangelio de San Juan 20:7 nos dice que luego de su muerte, a Jesús le fue colocado un sudario en su rostro, pero...

Artículos

La historia de Walter White, el personaje principal de la reconocida serie Breaking Bad, es un viaje repleto de emociones y contrastes morales, una...

Artículos

«Jesús contestó: —’Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente’. Este es el primer...

Artículos

Atención: Lo que vas a leer a continuación es mi experiencia personal, no es mi intención generalizar. Los hijos de pastores tenemos mucha fama…...