Connect with us

Hi, what are you looking for?

Artículos

¿Te Has Sentido Intimidado Alguna Vez?

Bueno, creo que todos lo hemos sentido en algún momento. Hay diferentes clases de intimidación: psicológica, virtual, sexual, física, pública, entre muchas más. Esto nos provoca miedo, preocupación y en muchos casos ansiedad.

Voy a ponerte un ejemplo. Muchas veces puede empezar porque una persona te dice algo que hiere y altera tus emociones; o en tus redes sociales te pueden chantajear con algo y empiezas a sentir temor, violan tus derechos y te sientes insuficiente, e incluso te cuestionas por no hacer las cosas mejor.

Dejamos que esas situaciones tomen poder en nuestras vidas y se genera esa presión que para nada es buena. Ya no quieres ver esa persona, volver a ese lugar, ver tus redes sociales. La inseguridad se apodera de ti en ese momento y tu autoestima se afecta.

Sé que todos hemos pasado por situaciones así, ¿pero sabes? es hora de romper todo esto que nos retiene y nos hace diferentes personas, pero por un momento piensa, ¿vale la pena dejar de sonreír a causa de otros? ¡No! Dios nos ha dado un espíritu de valentía y no de temor. Por eso, debemos ser fuertes y siempre mostrar nuestra gentileza en medio de todo.

Aquellas personas que incurren en esos comportamientos, tienen sus propias luchas y la manera en la que evaden sus situaciones es haciéndole daño a los demás, no sabiendo que se hacen más daño a ellos mismos, llenando vacíos de formas inefectivas.

A ti que lees esto y estás pasando por una circunstancia similar, quiero invitarte a que dejes entrar a Dios en tu corazón  y permitas que sane esas heridas ocasionadas por esas situaciones. Dios no te dejara solo, siempre está con nosotros en momentos de dificultad y nunca nos dejará. Lo mejor que puedes hacer por aquellas personas que te hirieron es perdonar y orar por ellos.

Y si tú en algún momento has hecho sentir mal a alguien o incluso has llegado a intimidarlo, te animo a que procures no hacerlo, esto genera un gran daño en las personas. No todos son tan fuertes, algunos son más vulnerables y por ello debemos cuidarnos para no hacer sentir mal a nadie. El único que puede juzgarnos es Dios, no nos convirtamos en piedra de tropiezo para otros.

Isaías 41:10 dice:

«No tengas miedo, porque yo estoy contigo;
no te desalientes, porque yo soy tu Dios.
Te daré fuerzas y te ayudaré;
te sostendré con mi mano derecha victoriosa.»

Por lo tanto, Dios está con nosotros y siempre nos sostendrá con su mano victoriosa y con su amor incondicional. ¡Y dile adiós al temor!

Advertisement. Scroll to continue reading.
Comparte en tus redes

Puedes ver también

Artículos

La última década muestra un interés creciente en la mitología de superhéroes en las pantallas grandes y pequeñas, con los gigantes cinematográficos de Los...

Artículos

El Instituto de Investigación Springtide ha publicado el informe ‘Estado de la Religión y los Jóvenes 2020’, que analiza cómo la llamada Generación Z...

Artículos

Tengo un amigo llamado Juan, el cual estudia Ingeniería en Sistemas, pero aparte de eso, arregla computadoras, entre otras cosas. Un día conversando con...

Artículos

En un mundo donde abundan las malas noticias, esta vez te quiero contar aquello que de seguro jamás te enterarás por a través de...