Connect with us

Hi, what are you looking for?

Artículos

Cuando amar al prójimo se hace difícil

«Amarás a tu prójimo como a ti mismo» dice en Mateo 22:39. Todos conocemos ese versículo, ¿no? Si bien es cierto que no podemos amar a los demás si no nos amamos a nosotros mismos primero, también es cierto que amar no es tarea fácil. Amarnos a nosotros mismos y amar a los demás es hermoso e ideal, pero suele complicarse y muchas veces (muchas) nos rendimos rápidamente.

Amar es una construcción, es una decisión, no solo es un sentimiento… los sentimientos son pasajeros, pero las convicciones no. Por eso, decidir amarse a uno mismo tiene que ser continuo. Cuando todo nos sale bien y cuando todo nos sale mal, también. Lo mismo pasa con nuestro prójimo, con el «otro». Sea cristiano o no. Sea familia o no. Sea amigo o no. Sea respetuoso o no. Sea lo que sea… amarlo. Convencerme de que el otro necesita ser amado es la clave.

La teoría es hermosa y queda súper lindo escribir políticamente correcto, pero no siempre es así. Hay prójimos más difíciles de amar que otros y justo ahí es adonde quiero llegar. Pensemos en Jesús, nuestro ejemplo: Jesús ama a todos, pero no obliga a nadie a amarlo. Ni a hablar con él, ni a buscarlo. Pudiendo hacerlo porque Él nos creó, y nos conoce en detalle, pero, aun así, no nos obliga a nada. Él simplemente nos deja elegir. No espera que hagamos por Él lo mismo que el hizo por nosotros (y menos mal porque eso sería imposible).

¿Te pasó de esperar que el otro haga lo mismo que tú hiciste por él? ¿Te desilusionaron? ¿Hablaron mal de ti? ¿Te lastimaron? ¿Lo siguen haciendo? Te entiendo y creo que nos pasa a todos. Hablo de cosas cotidianas. Estoy segura que hay situaciones mucho más complejas y más difíciles.

Hay algo que estuvo dando vueltas en mi cabeza esta última semana: La historia del joven rico. A Jesús se le aparece un joven con mucho dinero, le pregunta qué puede hacer para entrar al Reino de los Cielos y le cuenta que él siempre obedeció los mandamientos. Pero Jesús le responde que le falta hacer una sola cosa para ir al Cielo: vender todo lo material que tenía… ¿te acuerdas cómo termina la historia? El joven rico amó más sus posesiones que a Jesús, así que se fue triste.

Cuando el joven decidió amar más sus posesiones que a Jesús y entrar en el Reino de los Cielos, Jesús no fue a correrlo de atrás, no lo presionó hasta que se cansara y «decidiera bien», Jesús no lo convenció de nada. Simplemente le dió a elegir. Marcos 10:21 dice: «Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz».

Nuestro prójimo no siempre nos va a elegir, no siempre nos va a dar lo mismo que damos, no siempre nos va a amar… pero nosotros sí debemos hacerlo «a pesar de…». Esto no significa que tengamos que seguir atrás de quienes nos lastiman o insistir donde no vemos interés. El amor se demuestra de muchas maneras: dando espacio, respetando las decisiones del otro, estando disponible cuando nos necesite, orando por sus vidas, siendo amables, confiables.

Te animo a seguir amando, como puedas, como te dejen, como sientas y que lo hagas convencido de que amar siempre es la mejor respuesta… aunque del otro lado el prójimo se ponga difícil.  Tenemos el mejor ejemplo de amor que nos renueva día a día la oportunidad de elegir. Sé de los que eligen bien, de los que eligen amar «a pesar de», de los que eligen amar a criticar… después de todo, nosotros también nos ponemos difíciles a veces, ¿no?

Comparte en tus redes

Puedes ver también

Artículos

«Pedro le dijo: Aunque todos te abandonen, yo no te abandonaré. Jesús le respondió: Pedro, no estés muy seguro de eso; antes de que...

Artículos

La vida de una persona agradecida es diferente. La gratitud nos permite ver que lo maravilloso de tener a Dios está escondido en lo...

Cine & Series

El actor Neal McDonough ha protagonizado una gran cantidad de películas y programas de televisión en Hollywood, pero su último proyecto, Left Behind: Rise...

Artículos

Cualquier persona que se aliste para competir en una carrera lo hace con el propósito de llegar a la meta. Sabe que conquistará el...