Connect with us

Hi, what are you looking for?

Artículos

¿Dónde están tus sueños?

La vida está compuesta de sueños y vivir sin ellos es simplemente perderse la oportunidad de conquistar grandes cosas. Es ahí donde debemos preguntarnos cuál es la razón de hacer lo que hacemos, porque cuando no se tienen las motivaciones claras, la vida se configura en un mar de inseguridades y monotonía. La vida se vuelve aburrida, se hace realidad ese dicho que dice: «Todo lo que hago es trabajar, dormir y comer. Trabajo pero no tengo dinero, y duermo pero todo el día tengo sueño, y como pero todo el día tengo hambre». Es precisamente perder el enfoque la causa de una vida sin sentido. A continuación, vamos a conocer posibles detonantes que nos alejan de cumplir nuestros sueños.

1. Tener un objetivo sin tener un plan
Es cuando se tiene un profundo deseo por alcanzar algo pero no se tiene un plan para lograrlo, es decir, una serie de acciones claras para alcanzar la meta. Los deseos suben y bajan de acuerdo al estado de ánimo, no se definen fechas y formas de medir el avance a diario, por ende, los sueños mueren por falta de constancia y disciplina. Lo triste de este asunto es que muchos viven de emociones pasajeras, lo que al final del día se traduce en una profunda frustración.

2. Rodearse de las personas equivocadas

«Quien con sabios anda a pensar aprende; quien con tontos se junta acaba en la ruina», dice Proverbios 13:20 (TLA). Las personas a nuestro alrededor son fuentes de inspiración o de estancamiento. Lastimosamente, el no escoger a las personas correctas es un factor para dejar morir los sueños, porque somos el resultado de las personas que aceptamos tener en nuestra vida. Su influencia marcará todo lo bueno o todo lo malo que podamos ser.

3. No jugar de acuerdo a las reglas

Vivimos en una sociedad en la cual todo vale para lograr el objetivo y se ha dejado atrás el deseo de jugar limpiamente. Ahora, las personas venden sus principios y valores para llegar primero sin interesar a quienes destruyen; no importa la trampa, mentir o fingir hacer las cosas bien cuando se violan las reglas. Siempre cosecharemos todo aquello que sembramos.

Existen muchas más razones para analizar, sin embargo, no quiero dejarte ir sin hacerte la siguiente pregunta: ¿Dónde están tus sueños? ¿Se encuentran en una libreta que hace mucho no revisas o están en una foto detrás de tu puerta? ¿Has hablado con Dios recientemente sobre ellos? Pase lo que pase, siempre tenemos una nueva oportunidad de ir por ellos y todas las circunstancias, por más difíciles que sean, pueden cambiar. Si puedes creer en el Dios de lo imposible, tus sueños serán una realidad. Es tiempo de volver a soñar, es tiempo de volver a reír, lo mejor está por venir.

Comparte en tus redes

Puedes ver también

Artículos

El Evangelio de San Juan 20:7 nos dice que luego de su muerte, a Jesús le fue colocado un sudario en su rostro, pero...

Artículos

La historia de Walter White, el personaje principal de la reconocida serie Breaking Bad, es un viaje repleto de emociones y contrastes morales, una...

Artículos

«Jesús contestó: —’Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente’. Este es el primer...

Artículos

Atención: Lo que vas a leer a continuación es mi experiencia personal, no es mi intención generalizar. Los hijos de pastores tenemos mucha fama…...