Connect with us

Hi, what are you looking for?

Artículos

¿Eres o conoces una «persona-puente»?

Hace algunos años, me encontraba hablando con una persona de la iglesia acerca de conflictos que teníamos en nuestra área de trabajo, y me dijo: «Nosotros construyamos puentes y si no hay con que construirlos, seamos nosotros los puentes». Y ese concepto me quedó resonando hasta el día de hoy. Un puente es una construcción que se levanta sobre una depresión del terreno (río, canal, foso, etc.) o en otro sitio y su objetivo es comunicar dos lados.

En la vida vamos a conocer muchas personas, ya sea en nuestro trabajo, en nuestra iglesia, en el barrio, en la familia, en cualquiera de los entornos en los que nos movamos y estoy segura que en muchos de esos espacios van a haber conflictos. Quizás estemos involucrados o no, pero lo interesante de ser personas-puente es que, aunque no seamos parte, podemos ayudar, podemos unir a la persona con la solución, o acercar a dos personas en conflicto. Podemos comunicar dos lados que parecen distantes.

¿Qué postura tomas cuando hay un problema? ¿Eres de los que se quejan y le dan vueltas al asunto sin llegar a ningún lado? ¿O eres de los que activan y comienzan a preguntarse cómo solucionarlo? Podemos elegir quedarnos pasivamente esperando que se aclare todo, o podemos actuar desde nuestro lugar y construir puentes para resolver o que todo llegue a un mejor resultado.

Todo el tiempo a nuestro alrededor tenemos personas-puente. Personas que nos acercaron a Dios, personas que nos ayudaron en algún momento difícil de nuestras vidas, personas que nos aconsejaron, que nos ayudaron económicamente, personas que son de bendición para nosotros porque sabemos que están y que podemos contar con ellas. Personas que nos quieren y nos miman, amigos, familia; incluso hay personas que quizás hoy ya no están en nuestra vida, pero cuando estuvieron fueron puentes para nosotros.

Hoy quiero desafiarte a que puedas identificar a esas personas, le agradezcas a Dios por ponerlas en tu camino y que tomes la decisión de ser una persona puente.

Jesús fue nuestro puente, hizo el sacrificio de su vida para acercarnos a Dios. Nos anima día a día, nos muestra sus milagros, nos despierta cada mañana con un increíble amanecer, nos da palabras de aliento, nos regala esperanza y amor… y nos pone personas puentes en la vida para que nos ayuden cuando no podemos llegar al otro lado. Hoy, tú puedes decidir ser puente para otras personas, un puente para mostrarles esperanzas y consuelo cuando todo parece oscuro, un puente para acercarlos a Jesús.

Comparte en tus redes

Puedes ver también

Artículos

Seguramente, en algún momento de este día nos hemos detenido para vernos en un espejo. Esto es algo que hacemos de forma muy natural...

Artículos

En este último tiempo, en la congregación a la que asisto se estuvo hablando sobre la autenticidad de los hijos de Dios. Así, que,...

Artículos

El Evangelio de San Juan 20:7 nos dice que luego de su muerte, a Jesús le fue colocado un sudario en su rostro, pero...

Artículos

La historia de Walter White, el personaje principal de la reconocida serie Breaking Bad, es un viaje repleto de emociones y contrastes morales, una...