Connect with us

Hi, what are you looking for?

Artículos

Forjando una vida de buenas decisiones

La vida consiste en tomar decisiones continuamente a corto y largo plazo. Tan simple como pensar qué vamos a desayunar por la mañana o tan complejo como a qué nos vamos a dedicar el resto de nuestra vida. Decisiones. Una tras otra. Todos los días de nuestra vida.

Decidir bien o decidir mal ahí está el meollo del asunto. Es normal que frente decisiones importantes afloren algunos sentimientos como temores, dudas o inseguridades porque no queremos equivocarnos. A nadie le gusta errar al blanco. Debemos saber que siempre habrá un margen de error y en algo nos vamos a equivocar porque no somos perfectos. Pero si nos disponemos a oír a Dios nos marcará el camino hacia la restauración de todo. Dios es tan misericordioso y justo que nos traerá nuevamente a la senda que nos llevará a cumplir las metas que Él dispuso para nosotros. «El hombre planea su futuro, pero Dios le marca el rumbo», dice en Proverbios 16:9 (TLA).

Las decisiones son inevitables. Hay que decidir y hacer planes para avanzar. Para ello, es fundamental aprender a ser conducidos por Dios, buscando de Su sabiduría y tomando con responsabilidad lo que ha puesto en nuestras manos, y es el poder de decidir lo que queremos para nuestro presente y nuestro futuro. Nuestras decisiones nos llevan a lugares que pueden agradarnos o no.

El Señor está dispuesto a darnos sabiduría, entendimiento y claridad para que avancemos confiadamente en el cumplimiento de Su voluntad en nosotros. Todo está sujeto a Su voluntad, por eso, si desarrollamos una relación de compañerismo con Él, seremos capaces de tomar las decisiones adecuadas y en el tiempo en que deben ser tomadas. «En ti confío; ¡a ti dirijo mi oración! Cada nuevo día hazme saber que me amas; ¡dime qué debo hacer!», dice en Salmos 143:8 (TLA).

Dos puntos importantes que debemos tener en cuenta acerca de Dios con respecto a las decisiones:

  1. Él está dispuesto a guiarnos.
  2. No tomará las decisiones por nosotros.

La Palabra de Dios es la herramienta fundamental para edificar nuestra vida, y si nuestras decisiones están basadas en ella, aunque cometamos errores siempre tendremos la oportunidad de enmendarlos con la ayuda de Dios. El Señor guiará nuestros pasos, pero no hará lo que nos toca hacer a nosotros. Él nos escucha y Su deseo es que prosperemos en todo lo que decidamos hacer.

«Orarás a él, y te escuchará, y cumplirás los votos que le hiciste. Prosperarás en todo lo que decidas hacer y la luz brillará delante de ti en el camino.» – Job 22:27-28 (NTV).

¡Hoy es un buen día para comenzar a tomar buenas decisiones!

Autora: Ruth Castro

Comparte en tus redes

Puedes ver también

Artículos

Seguramente, en algún momento de este día nos hemos detenido para vernos en un espejo. Esto es algo que hacemos de forma muy natural...

Artículos

En este último tiempo, en la congregación a la que asisto se estuvo hablando sobre la autenticidad de los hijos de Dios. Así, que,...

Artículos

El Evangelio de San Juan 20:7 nos dice que luego de su muerte, a Jesús le fue colocado un sudario en su rostro, pero...

Artículos

La historia de Walter White, el personaje principal de la reconocida serie Breaking Bad, es un viaje repleto de emociones y contrastes morales, una...