Connect with us

Hi, what are you looking for?

Artículos

Artículos para la mujer: Transitando el camino de la restauración

Seguramente todas hemos pasado por situaciones difíciles que nos dejaron rotas, heridas y desanimadas. Incluso quizás hoy estemos atravesando un momento así. Sucesos que no estaban en nuestros planes, imprevistos, eventos que irrumpieron nuestra tranquila vida.

Con estas líneas solo deseo recordarte que en momentos así es necesario no olvidar quien es nuestro Dios y cuáles son sus promesas para con nosotras. Traer a memoria de manera intencional, apartar momentos para orar, recordar, meditar, volver una y otra vez a la Palabra y permitir que el Espíritu Santo invada cada espacio de nuestro ser y obre como un bálsamo curativo sobre nuestras heridas, dolor o decepción. Dios es el único que puede renovarnos, fortalecernos y restaurarnos por completo.

El Salmo 23:3 (NTV) nos recuerda: «Él renueva mis fuerzas. Me guía por sendas correctas, y así da honra a su nombre».

Dios desea dirigirnos a esa restauración que estamos necesitando. Pero no puedo mentir y decir que esa restauración será inmediata o de un día para otro. Si pensamos en la restauración de una obra de arte vemos que el restaurador debe revisar minuciosamente la obra para determinar en qué estado se encuentra y cuáles son los pasos a seguir para conservar las características iniciales y devolver su belleza original. Luego de ser examinada entra en un proceso de restauración.

La restauración es exactamente un camino a recorrer, un proceso en el cual nos debemos adentrar. En donde vamos a necesitar un elemento clave en la vida de una mujer y es la Fe. El Señor anhela ayudarnos y guiarnos para que ese proceso se lleve a cabo por medio de la fe (necesitamos una fe más viva que nunca) y devolvernos las fuerzas, la paz, la esperanza y la belleza interior que nos caracteriza.

«A todos los que se lamentan en Israel les dará una corona de belleza en lugar de cenizas, una gozosa bendición en lugar de luto, una festiva alabanza en lugar de desesperación. Ellos, en su justicia, serán como grandes robles que el Señor ha plantado para su propia gloria». (Isaías 61:3, NTV).

Nada escapa a los planes de Dios y mucho menos las situaciones que nos estén tocando vivir están fuera de su mirada. Él sabe. Él todo lo ve. Permitamos que su amor nos alcance y nos ilumine en los días más oscuros.

Mujer, eres amada por tu Creador, el conoce cada parte de tu ser porque te hizo y desea reparar las heridas y el daño que has sufrido. Solo confía, cree y nunca dejes de tener fe y esperanza.  Resiste, tu restaurador ha llegado para llenarte de belleza, de bendición, de gozo y poner en tu boca un cántico de victoria. ¡Serás restaurada y tu vida será un testimonio que glorifique su nombre!

Autora: Ruth Castro

Comparte en tus redes

Puedes ver también

Artículos

Seguramente, en algún momento de este día nos hemos detenido para vernos en un espejo. Esto es algo que hacemos de forma muy natural...

Artículos

En este último tiempo, en la congregación a la que asisto se estuvo hablando sobre la autenticidad de los hijos de Dios. Así, que,...

Artículos

El Evangelio de San Juan 20:7 nos dice que luego de su muerte, a Jesús le fue colocado un sudario en su rostro, pero...

Artículos

La historia de Walter White, el personaje principal de la reconocida serie Breaking Bad, es un viaje repleto de emociones y contrastes morales, una...